¡TE ESTÁBAMOS ESPERANDO!

¡Sé uno más de nuestra asociación!

 

Ya somos

288VOLUNTARIOS

Obligatorio

Obligatorio

Obligatorio

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

Obligatorio

Obligatorio

Obligatorio

Completa el formulario para solicitar información sobre quiénes somos y cómo podrías participar y colaborar en eventos solidarios.

VALORES DEL VOLUNTARIADO

RESPETO

 

El respeto se traduce en cuidar con TACTO Y DISCRECIÓN, es decir, desarrollar la capacidad de no intervenir en la vida de los usuarios más allá de la exacta medida en que esta intervención es deseada y demandada. Por tanto, has de escuchar siempre, no provocar confidencias, no indagar en la vida de los demás. El voluntario descubre que en el mundo del sufrimiento no se entra avasallando, sino con DELICADEZA.

 

El respeto requiere desarrollar la capacidad de ESCUCHAR y la PACIENCIA.

RESPONSABILIDAD

 

La responsabilidad en el voluntariado parte de la propia vivencia de la gratuidad. Los voluntarios saben que la gratuidad no les exime de responsabilidad y que el acompañamiento que realizan es responsable cuando:

 

   Se forman para acompañar bien, evitando crear dependencia y huyendo del paternalismo.

   Asumen el compromiso adquirido y avisan si no pueden acudir porque saben que les están esperando.

   Asumen la confidencialidad con la misma responsabilidad que los profesionales.

ESPIRITUALIDAD

 

Lo esencial se encuentra siempre en las relaciones humanas, en la disposición que uno tenga frente al otro, y frente a sí miso cuando el otro entra en su vida, porque inevitablemente le va a afectar, en la apertura del pensamiento y del corazón.

 

En el encuentro que los voluntarios tienen con los usuarios, en muchas ocasiones, aparecen estas preguntas: ¿por qué a mí?, y ¿Qué sentido tiene todo esto? Y éstos interrogantes aparecen en el voluntariado porque el vínculo que establecen permite su expresión.

CALIDAD

 

La calidad parte de comprender que el voluntariado no quiere sólo “hacer el bien” desde la bondad sino “hacerlo bien” desde la inevitable entrega que siente.

 

En el trabajo voluntario no existe incoherencia entre su cabeza, su corazón y sus manos.

El reto de la Calidad de la acción voluntaria, es el reto contra la frivolidad, la intuición, y la suficiencia de la buena voluntad, contra el activismo y la repetición mimética de lo mismo porque nos falta imaginación, preparación y coraje para cambiar o innovar.

Vivir estos valores traduciéndolos en actitudes concretas supone interpretar nuestra propia vida y abrirnos a ella con la humildad del que aún no sabe nada, dejarnos interrogar, permitirnos descubrir nuestra vulnerabilidad y dejar que todo lo vivido cale hondo e imprima nuestro ser como voluntarios.

MARCO LEGAL Y ÉTICO DE LA VOLUNTARIEDAD

 

 

 

 

Legislación: la ley 6 / 1996, de 15 de enero, del Voluntariado recoge los deberes y derechos de Voluntario.

 

CONCEPTO DE VOLUNTARIO

Tendrán la consideración de voluntarios las personas físicas que se comprometan libremente a realizar las actividades de interés general. Dichas actividades deben reunir los siguientes requisitos:

 

Que tengan carácter altruista y solidario.

Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico.

Que se lleven a cabo sin contra prestación económica, sin perjuicio del derecho al reembolso de los gastos que el desempeño de la actividad voluntaria ocasione.

Que se desarrollen a través de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas o proyectos concretos.

DEBERES Y DERECHOS

 

 

DERECHOS DEL VOLUNTARIO

 

   Recibir, tanto con carácter inicial como permanente, la información, formación, orientación, apoyo y, en su caso, medios materiales necesarios para el ejercicio de las funciones que se les asignen.

   Ser tratados sin discriminación, respetando su libertad, dignidad, intimidad y creencias.

   Participar activamente en la organización en que se inserten, colaborando en la elaboración, diseño, ejecución y evaluación de los programas, de acuerdo con sus estatutos o normas de aplicación.

   Ser asegurados contra los riesgos de accidente y enfermedad derivados directamente del ejercicio de la actividad voluntaria, con las características y por los capitales asegurados que se establezcan reglamentariamente.

   Ser reembolsados por los gastos realizados en el desempeño de sus actividades.

   Disponer de una acreditación identificativa de su condición de voluntario.

   Realizar su actividad en las debidas condiciones de seguridad e higiene en función de la naturaleza y características de aquélla.

   Obtener el respeto y reconocimiento por el valor social de su contribución.

 

 

DEBERES DEL VOLUNTARIO

 

   Cumplir los compromisos adquiridos con las organizaciones en las que se integren, respetando los fines y la normativa de las mismas.

   Guardar, cuando proceda, confidencialidad de la información recibida y conocida en el desarrollo de su actividad voluntaria.

   Rechazar cualquier contra prestación material que pudieran recibir bien del beneficiario o de otras personas relacionadas con su acción.

   Respetar los derechos de los beneficiarios de su actividad voluntaria.

   Actuar de forma diligente y solidaria.

   Participar en las tareas formativas previstas por la organización de modo concreto para las actividades y funciones confiadas, así como las que con carácter permanente se precisen para mantener la calidad de los servicios que presten.

   Seguir las instrucciones adecuadas a los fines que se impartan en el desarrollo de las actividades encomendadas.

   Utilizar debidamente la acreditación y distintivos de la organización.

   Respetar y cuidar los recursos materiales que pongan a su disposición las organizaciones.